Campaña de lectura: Hambre de libros.

Relacionando la lectura con un evento cotidiano, básico, placentero y necesario como es el de alimentarse, logramos llegar al observador y convencerlo de que la lectura será igual de placentera que una buena cómida y de que es igual de necesaria, además de que debería hacerse un hábito cotidiano.




5 comentarios:

Jieying dijo...

Los elementos elegidos para las imágenes mostradas no provocan como lo esperado: mas bien da una sensación, en cuanto a la primera imagen, de suciedad. La fritura con el aceite hirviendo no es muy alentador y hace ver lo frito algo asqueroso, no sano. Las hamburguesas llaman mucho al público joven ya que generalmente satisface exitosamente su paladar, sin embargo la imagen hace que el pan sea aburrido. El color del fondo ensucia la imagen y no lo hace vibrante. Asimismo en los últimos dos pósters el uso de la tipografía no ayuda en trasmitir el mensaje, al igual que los espacios que se le ha dejado. Acuérdense que la tipografía también es un elemento gráfico. Interesante concepto pero su realización es floja.

Super Chizito dijo...

Si bien el intento de relacionar la lectura con placer como el de comer puede ser interesante, falla en la gráfica que lejos de hacerlo tentativo, personalmente me produce desagrado. Así mismo los afiches a primera vista me refieren mas a comida que otra cosa, sería bueno que tomaran mas en cuenta las jerarquias para que el mensaje se entienda.

Guillermo

Anónimo dijo...

Concuerdo con los comentarios anteriores en que al mostrar lo sucio de la comida frita y alejan al público en lugar de atraerlo. Me parece que el relacionar la lectura con lo saludable de una ensalada no tiene mucho sentido pues hay muchas otras cosas saludables como el ejercicio, respirar aire etc. Me parece que no es muy acertado ese tipo de estrategia en ese afiche, la composición y tipográfica me parecen poco logrados.

franz

tercerojo dijo...

El concepto que proponen de hacer la lectura un hábito cotidiano y saludable me parece buena pero no lograda en sus afiches. Al colocar comida sobre ellos dan la impresión de que se trata de libros sobre alimentos? Y algunos elementos son contradictorios a la idea de saludable: el helado, las papas, se disfrutan pero no son exactamente beneficiosos.
Satomi

Pietro Hadzich dijo...

Al momento de crear una gráfica a partir de un concepto es muy importante cuidar detalles como los ya mencionados en los demás comentarios que pueden desviar la publicidad del tema principal. Las composiciones, colores, detalles de fotomontaje hacen de la lectura algo descuidado y poco saludable, contradiciendo su propuesta comunicativa. Devorar libros es mejor, mejor que qué? Te acuerdas de ese libro en el que pusiste helado? BUENAZO. Si se trata de una misma campaña, como es posible que un afiche te diga que leer es sano como las ensaladas cuando en el otro te dicen que las frituras son apetitosas? Hay que tener mucho cuidado al elegir la forma de comunicar un mensaje, sobretodo cuando se mezcla comida con un hábito.